jueves, 19 de junio de 2008

non plus ultra (I) (más allá de la arquitectura)

Extraños lugares los que nos regala el misterioso oriente y su mórbida recreación del bizarre-comunism, fíjense sino en el Hotel Ryugyong, situado en Sojang-dong, en el distrito de Potong-gang, delineando en soledad, como una catedral compostelana futurista, el skyline mordoriano de Pyongyang, capital de Corea del Norte.

Comenzó a contruirse
en 1987,
como respuesta
“comunista”
a su alter-ego
"capitalista” el Hotel Stamford de Singapur, abierto en el 86. Se pensó que podría atraer inversión occidental, pero la operación no fructificó y el proyecto fue abandonado varios años después.

El hotel se diseñó de forma piramidal con tres alas que miden 100m de largo por 18m de ancho, las cuales convergen en un punto donde forman un pináculo. La parte superior del edificio consiste en una estructura circular de 40 m de ancho que alberga ocho plantas que supuestamente rotarían, coronada por otras 6 plantas estáticas.
En la cima del edificio se puede contemplar una grúa que ha tomado ya carácter de elemento fijo como una especie de icono ornamental pop-artdeco-postindustrial que corona sus 105 pisos, 330 metros de altura, más de 3000 habitaciones,

360.000 m² de espacio en planta y millones de toneladas de hormigón que descansan en un absoluto y desolador abandono, es el décimo edificio más alto del mundo y por el momento permanece inacabado e inhabitado, si se terminase se convertiría en el hotel más grande del mundo.

Sus medidas, psicoanaliti-camente, responden al complejo de hombrecillo que sufre el Kim Jong II (conocido entre su pueblo como Querido Líder), comandante supremo del ejército, presidente de la Comisión de Defensa Nacional y jefe del comité militar del Partido de los Trabajadores de Corea, amigo del átomo, dictador pop y autor teórico.

Monstruoso artificio de morbidez egomaníaca, la muerte del zen.

Se estima que el coste de construcción supera los 1000 millones de dólares, con lo que se llevó una cantidad considerable del presupuesto norcoreano durante varios años.

Desde 1991 las obras se han visto paralizadas por falta de financiación.


Actualmente no es más que un gigantesco y olvidado exoesqueleto kaiju, abandonado, sin ventanas ni puertas, sin enchufes ni cableados, sin tuberías, sólo miles de paredes de hormigón que amenazan con derrumbarse por deficiencias en la construcción pero que diabolicamente se alza terrorífico en su imposibilidad, como un vestigio apocalíptico de un tiempo remoto más allá de la arquitectura, como hecho con antimateria modelada por la locura, tan sugestivo, tan extraño, tan fantasmagoricamente humano y explicitamente inhumano.

El hotel vigila vacío y silencioso desde un cielo ya no arañado sino herido de muerte por un venenoso aguijón de hormigón y acero.

(haced click-click en las fotos)

En 1992 los arquitectos descubrieron que el hormigón, de pésima calidad, se estaba empezando a corromper y no cumplía los requisitos mínimos de seguridad...

nunca se terminará.



5 comentarios:

D. dijo...

Me sorprende que hableis de arquitectura (aunk sea de la muerta), en cualquier caso queria agradecer el buen rato q pase cn vosotros en el Murcia Sound, sobretodo a Isa por dejarme el pase, en VLC teneis una casa para lo que querais. ;)

Óscar Tudo dijo...

es increíblemente y decadentemente bello...!

Alejandro dijo...

... da ganas de okuparlo... una pena toda esa pasta del pueblo despilfarrada por un "lider" hdhiedhiewhdashduta...

Anónimo dijo...

Me mola la frase final del post: "nunca se terminará". Me encantan las frases lapidarias. Pero la realidad te ha jodido lo estético de la sentencia. El Ryugyong se terminará. Mira la noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/18/blog01/1216390756.html

Saludos. Es un placer ver que salen grupos de Coruña... o que ensayan en Coruña.

Rodrigo dijo...

pues si que parecen que lo van a terminar si...
el próximo post,blas, sobre el chinesse democracy, lo acabaremos con la misma frase, a ver si así lo acaban!