viernes, 5 de junio de 2009

¿Accidente auto erótico?

A vidas mediocres muertes ejemplares.

«Había una soga atada a su cuello y otra a sus órganos sexuales, ambas estaban atadas juntas y colgadas del ropero».
Entre mis leyendas urbanas preferidas está la de aquel desdichado que pereció mientras se encontraba sodomizando a una gallina y un pedrusco se precipitó sobre los sorprendidos, y ya nunca más,secretos amantes. Puede que no sea cierta, pero la mera idea de un ser humano inoculando su semilla en la pobre gallinácea despierta en el imaginario colectivo una irrefrenable tendencia a la risión.

Pie de foto sin chascarillo.

En cuestiones de disfrute personal físico auto inducido el ser humano ha desarrollado un más que sofisticado muestrario de estravaganzas onanísticas. En este apartado he oído de todo, en particular me viene a la cabeza una especie de experimento realizado por unos coleguillas del insti ávidos de nuevas emociones:
1. El individuo "A" comprobó, relajadamente introducido en una bañera, que una mosca con sus alas amputadas tendía irremediablemente a escapar del ahogamiento tratando de alcanzar la cumbre de la única "isla" disponible en el improvisado océano de lujuria. El esfuerzo de las minúsculas patitas del insecto , en su desesperado intento de alcanzar la cumbre de su particular 8000, producía en el circuncidado miembro viril de "A" un estallido de júbilo sin precedentes.
2. El individuo "B" apuntó en la conversación la inconveniencia de no tener a mano en toda ocasión una mosca (o similar) a la hora del baño semanal. A la semana siguiente "B" encontró la solución: Al no encontrarse circuncidado, resultaba más fácil coger una mosca y, sin manipulación previa, introducirla en la cavidad formada por la "pielecilla sobrante" del prepucio Vespucio. Obviamente, a todos nos pareció mucho más políticamente correcto el método de "B" al no infringir daño alguno al animal de experimentación que podía incluso ser reciclado para posteriores usos.
3. Aún así quedaban ciertos flecos éticos en el empleo de insectos para la experimentación lúdico-festiva con el miembro (descapotable o no). Un compañero "C" ofreció una versión más sofisticada y que dejaba de lado el empleo de objetos animados. Su método consistía en dejar un yogurt al sol y, una vez calentito, ponerlo mirando a Cuenca.

Ese oscuro objeto del deseo


Podéis pensar que un servidor ha visto Leolo y donde ponía un gato ha puesto una mosca y donde hígado un yogurt. Pues no, podéis no creerme pero la imaginación de un quinceañero de provincias puede dar para mucho...
Hoy me he acordado de todo esto y de muchas cosas más al enterarme de la desafortunada (para él) muerte del famoso individuo "D". Me he pasado el día haciendo conjeturas sobre cual sería el propósito oculto (se llevó el secreto a la tumba) del enrevesado jueguecillo de nuestro amigo. Ya ...Todos pensareis que se trataba del típico experimento de "me pajilleo mientras casi me asfixio". No sé, yo tengo una teoría más retorcida...
De todos es sabido la increíble flexibilidad del individuo en cuestión, y todos hemos oído de la capacidad de ciertos seres para comerse su propio nabo (Ron Jeremy lo hacía estupendamente antes de echar panza). Quizás nuestro amigo fuese de ese tipo de personas, hechas de otra pasta (más flexible), capaces de tamaña proeza. Quizás también el paso de los años hubiese mermado esa capacidad y se tendría entonces que recurrir a métodos mecánicos más sofisticados.

Ron, en la flor de la vida. Yo me lo guiso yo me lo como...

Así, el individuo "D" habría tratado de realizarse una auto fellatio asistida mecánicamente con asfixia inducida. Conceptualmente está bien, pero por lo que parece, el intento del freestyler por convertir la línea en triángulo no resultó todo lo exitoso que pretendía.
Aún así, este experimento ha dado un nuevo cariz a la expresión "matarse a pajas" y desde luego merece todo mi respeto por osado y vanguardista.
Yo por mi parte sigo siendo fiel al clásico "cinco contra uno".

3 comentarios:

B.L.A.S. dijo...

¿Cuándo se sabe que ha sido un éxito el juegecito ese de los cojones?

a)Lo gozas sin perder el control de la situación. (éxito bajo)

b)Lo gozas aunque te quedas sin riego en el cerebro y justo antes de perder el sentido aflojas el asunto.(éxito medio)

c)Lo gozas dando la vida por perdida y pensando ya solo en ese gustito que te espera si aguantas un segundo más sintiendo ya esa oleada de placer irreversible a las puertas del cielo tántrico...no recuerdas como zafaste. (éxito alto)

d)Has probado ya todas las formas imaginables de trascender tu propio cuerpo("autoayuda",alcohol, drogas,sectas,familia..etc)lo importante es el fin y no el medio para conseguirlo..el fin...el cuerpo es el medio, el fin es ya no le petite mort sino le grand mort...ver el rostro sonriente de Dios al estallar como una supernova...la última frontera(éxito pleno).
LETRAS DE ORO EN EL PANTEON DE LOS GRANDES HEDONISTAS.

ROSARIO dijo...

Chaval, esto sí que es un estudio serio y riguroso provocado por el tema!!!! Te digo que más de uno se va a poner a probar sogas, yougures, moscas y gallinas, sin salir de la bañera.

(Pues si tú eres un clásico con los 5 deditos, yo soy una hiperclásica de 1 sólo dedo, jajajaja - ¿Estaré muy anticuada???)

En fín, que me ha hecho mucha gracia, de veras.

Verónica
http://cid-a928f3b345bec3bf.profile.live.com/

DR FUN dijo...

Diossss ulpiano... (tu que tienes mano),

Dile a este grandísimo mamonazo que, antes de que yo consiga matarme a pajas,me voy a morir de risa con sus tesinas acerca del Onanismo Concreto.

Que hijo de puta!...

Parece haber ido a mi insti, y haber conocido las historias del Macarenas (con sus burras, sus gallinas y su bestiario diverso).

Y haber coincidido con el Julian Muñoz (alias ulpiano, sin bigote y sin pantoja), el Miguelito de Fèrez (alias un servidor), J.A.T (alias Tamayo) y J.L (alias Juan Cruise).

De estos dos últimos se oculta su identidad (?), porque eran capaces de ejecutar varias de las hipótesis propuestas por el anti-Verdugo de marras en su Estudio Detallado sobre la Autocomplacencia (tales como la autofellatio o la mosca bailarina).

Por cierto, sé de algunos que, en el encuentro disputado en el Onan Estadium, no sólo apostaban "cinco a uno" por el vencedor, sino que además aseguraban que el resultado final sería de "uno a cero".

Glups!